En tiempos en los que estamos confinados por la cuarentena y en riesgo de contagiarnos de un peligroso virus, como ciudadanos y empresas enfrentamos el reto de aprovechar las herramientas tecnológicas, ofreciendo respaldo y seguridad a los comercios y usuarios. Nosotros en Placetopay, como pasarelas de pagos, lo tenemos claro.

Además es muy importante, educar a las generaciones más familiarizadas con los canales virtuales. Y, lamentablemente, a medida que surgen nuevas opciones de transacciones y formas de procesamiento que facilitan las operaciones digitales, también se crean modalidades de fraude y estafas por canales digitales. 

Algunas de las modalidades de ciberfraude más conocidas son: 

  • Phishing: suplantación de usuarios para robo de claves.
  • Hoax: notificaciones falsas por medio de cadenas o envíos masivos. 
  • Ransomware: mensajes extorsivos pidiendo dinero para desbloquear la información de los aparatos electrónicos. 
  • Smishing: URL fraudulentos enviados por mensajes de texto o correos electrónicos donde se invita a hacer clic en un enlace.
  • Keyloggers: programas espías que registran todo lo que se hace desde el dispositivo. 
  • Pharming: redireccionamiento de un sitio seguro y habitual, a otro fraudulento para robar datos. 

Es nuestro deber, como actores de la industria del e-commerce ofrecer información amplia y puntual a los usuarios para que conozcan estas nuevas modalidades de fraude que han ido creciendo en las últimas semanas para aprovecharse de la vulnerabilidad de muchos.

Principales recomendaciones para evitar el fraude electrónico

  • Hacer los pagos digitales siempre en sitios certificados y confiables.
  • Eliminar u omitir los correos electrónicos o mensajes de texto sospechosos y de destinatarios desconocidos. 
  • No abrir enlaces de sitios que invitan a dar clic con consignas como premios o alerta de bloqueo. 
  • Actualizar el antivirus y antiespías. 
  • Verificar que las páginas tengan el ícono del candado de seguridad antes de digitar datos personales en los formularios para realizar transacciones y desconfiar de anuncios con precios sospechosamente bajos.  

El reto actual es realizar todas las operaciones desde plataformas seguras y certificadas, en comercios formales y ampliamente conocidos, que brinden garantías y den mayor seguridad a los comercios y usuarios. 

De igual forma, es fundamental consultar fuentes oficiales e ingresar directamente a las páginas de los comercios para tener la información verificada de primera mano. 

Otros consejos para comprar de forma segura por internet

Nunca se es demasiado precavido cuando se trata de evitar fraudes y pérdida de dinero. Por eso, aquí te damos 8 consejos más que pueden ayudarte a comprar de forma segura en la web: 

  1. Usa tu computador personal para hacer las compras

La mejor forma de proteger tus datos bancarios al comprar por Internet es que siempre realices las transacciones en tu propio computador. En cualquier caso, si no tienes más opción, nunca aceptes formularios en los que te animan a guardar tus datos o contraseñas. Asegúrate de borrar siempre el historial y que no haya nadie cerca mirando lo que haces en la pantalla.

  1. Ten una tarjeta especial para compras online

Una buena idea para proteger tus datos y, además, aumentar la seguridad durante tus compras online, es tener una tarjeta aparte únicamente para realizar transacciones por Internet. De este modo, si ocurriera algo durante el proceso, o se quedaran con los números, no tendrías todo tu dinero en peligro. 

  1. Usa plataformas de pago digital

Si tienes miedo de que roben tus datos bancarios o que hagan un uso indebido de ellos, lo mejor es que todas tus compras las hagas a través de plataformas de pago online como Placetopay. Estos servicios protegerán tus datos y te darán la opción de que compres con total confianza y seguridad, además de protegerte contra fraudes o publicidad engañosa. 

  1. Guarda las facturas y recibos

Igual que deberías hacer cada vez que compras un producto en una tienda física, te recomendamos que siempre guardes todos los movimientos y transacciones que realices al comprar online, con la descripción y el precio del producto, así como la fecha y datos del vendedor o tienda. Guarda, además, todos los mensajes de correo electrónico que intercambies con el vendedor, por lo menos hasta que recibas el artículo o servicio y veas que todo está en perfecto estado.

  1. Reporta los fraudes

Si has sido víctima de una estafa o fraude online, lo principal es que lo informes a los entes encargados. Así, podrán tomar las medidas oportunas para que esto no vuelva a suceder. En cualquier caso, te aconsejamos que antes de dar este paso intentes resolver el problema con el vendedor. Aunque no lo creas, la mayor parte de las veces es la propia tienda la que está dispuesta a buscar una solución.

  1. Compra en páginas fiables

No compres en un sitio que no te inspire confianza. Esto es fundamental porque además de ser estafados, podemos sufrir problemas en forma de malware o virus.  Antes de comprar, consulta en Internet información sobre la página, comentarios de otros usuarios, reseñas, ver información del producto que estás comprando, etc.

  1. Utiliza una VPN

En caso de que vayamos a realizar una compra desde una red que no controlamos, sería conveniente utilizar una VPN. De esta manera nuestros datos están más seguros y evitamos posibles filtraciones. Esto se aplica tanto al comprar por Internet como al acceder a cualquier servicio online.

  1. Activa la opción de seguridad añadida en tu tarjeta de crédito

Muchas tarjetas de crédito tienen una opción extra de seguridad que podría no estar activada por defecto. Por ejemplo, SecureCode de MasterCard es un código de un solo uso que tienes que introducir cada vez que haces una transacción en una página compatible con este sistema.

Verified by Visa también requiere una contraseña para autorizar una compra. Además de esa seguridad añadida, algunos bancos también tienen sus propios sistemas de certificación que funciona en lugar de SecureCode y Verified by Visa. Podría tratarse del envío a tu teléfono de un código PIN de un solo uso. Infórmate con tu banco o institución financiera para ver qué opciones tienen disponibles.

Hoy, debido a circunstancias adversas,  estamos más conectados que nunca, por lo que debemos ser muy cuidadosos con la información compartida en la web y hacer todo lo posible por proteger a nuestros clientes.

Los comerciantes deben enfrentarse a un gran reto: brindar tranquilidad y seguridad a sus clientes en un momento de gran incertidumbre. Hacer todo lo posible por ayudarlos a obtener lo que necesitan sin inconvenientes ni fallas y mantenerse a flote en un momento económico de alta complejidad. 

El reto es para todos: para los usuarios que deben familiarizarse con nuevos canales y formas de pagar, y para quienes hacemos parte de esta industria, que debemos ofrecer respaldo, seguridad e innovación de forma permanente y de acuerdo con las necesidades del público.