Para nadie es un secreto el gran protagonismo que han ganado las operaciones virtuales y transacciones en línea en la actualidad. Cada vez compramos más por internet, confiamos más en la virtualidad y hacemos muchas de nuestras compras en comercios online.

El internet se ha vuelto más que un lujo, una necesidad y nos ha permitido acercarnos virtualmente sin importar las distancias físicas, así como facilitarnos operaciones que antes requerían nuestra presencia física como: pagos de servicios, transferencias bancarias y envío de documentos.

En este sentido, las tiendas se han visto obligadas a cruzar la frontera hacia la transformación digital y brindarle a sus clientes y usuarios más comodidades: pagos digitales y más rapidez en la atención al cliente por redes sociales y servicios de chat.

Con este objetivo se ha transformado uno de los grandes aliados del comercio: el datáfono. 

¿Qué es un datáfono? 

Un datáfono es un dispositivo instalado en un establecimiento comercial, que permite cobrar a sus clientes (por red telefónica, o IP vía GSM, GPRS, Wi-Fi, etc.) mediante tarjeta de crédito o débito.

Las principales ventajas de contar con un datáfono en una tienda son: 

  • Comodidad: son una forma de reducir la cantidad de efectivo que se maneja en la tienda, ocupan poco espacio y los pagos pueden procesarse de forma rápida y eficiente.  
  • Seguridad: los clientes pueden estar más tranquilos al no tener que llevar consigo grandes cantidades de efectivo. Además, las transacciones son protegidas por niveles de seguridad como contraseñas y números de documentos. 
  • Mejor servicio: este aparato permite prestar un mejor servicio, más rápido y sencillo, haciendo que los dependientes o vendedores atiendan más clientes y brinden una mejor experiencia a los clientes. 

Puede decirse que la única desventaja de un datáfono físico es que depende de las conexiones telefónicas o de internet, lo que puede hacer que en ocasiones los procesos sean lentos. Sin embargo, las comodidades son innegables.

¿Cómo funciona un datáfono virtual? 

La mecánica de cobro es muy parecida. Lo único que cambia es el contacto físico entre el aparato y la tarjeta. 

En el caso de los datáfonos virtuales, el usuario introduce sus datos (vinculados con su cuenta bancaria) como correo electrónico, número de tarjeta y serial de seguridad, el pago es procesado por una pasarela de pagos y se genera una factura con todos los datos de compra. 

Algunos establecimientos procesan un pago de prueba para garantizar tanto a los clientes como a las tiendas, que el sistema funciona a la perfección.

Tanto las entidades bancarias como las pasarelas de pago como Placetopay ofrecen estas comodidades a las tiendas en línea, para que puedan brindar a sus clientes la mejor experiencia de compra. 

¿Por qué es importante contar con pagos virtuales en tu tienda?

El mundo evoluciona y con él, las costumbres de cada uno de nosotros. No nos comunicamos igual que hace 20 años y eso afecta otros aspectos de nuestra vida cotidiana.  Podía parecer muy lejano no tener que hacer una fila en un banco o en una oficina de servicios. Hoy es posible porque tanto las entidades bancarias como los proveedores se han digitalizado totalmente así como las tiendas y mercados.

Virtualizar los pagos de tu negocio te abre un universo de posibilidades al presentarle a tus clientes una nueva forma de adquirir tus productos. Los comercios que ofrecen esta modalidad de pagos tienen más probabilidades de aumentar sus ventas.

¿Qué buscan los clientes en una tienda en línea? 

Tener una tienda en línea no se trata solo de contar con una red, ofrecer productos y recibir pagos. Para ver a tu tienda prosperar y ser exitosa, es necesario que se apliquen ciertos cuidados y tomar en cuenta lo que los clientes  esperan de estos establecimientos: 

  1. Presencia en línea: Presencia en línea tanto en Google como en redes sociales (como Facebook e Instagram). Antes de tomar una decisión de comprar, la mayoría de las personas buscan la marca en Google, leen las reseñas de otros clientes, revisan sus perfiles en redes y confirman que estén activos y que no reciban comentarios negativos. Asegúrate de estar ahí.
  2. Buena atención: La comunicación con el cliente es crucial. Contar con un equipo de atención que tenga muy claras las respuestas que debe dar, las dudas frecuentes y cómo lidiar con situaciones difíciles será clave para que tu tienda tenga una buena reputación online y además logre ventas exitosas.
  3. Seguridad: El comercio en línea tiene un componente de confianza muy grande. Confianza por parte de los clientes que están dispuestos a compartir su datos financieros en una plataforma, y por parte de los comercios que confían en los métodos de pago y pasarelas de los internautas. En épocas de hackers y ciber-piratería, el comercio en línea debe contar con todos los protocolos de seguridad para proteger ambas partes.
  4. Entrega puntual: Uno de los aspectos más importantes del proceso de compra en línea es la recepción de productos. Para que esta experiencia siempre sea positiva, es vital que los comercios formen alianzas con empresas de logística serias y comprometidas con la excelencia, que garanticen que los productos llegarán en perfecto estado y el día prometido.
  5. Varias formas de pago: Al diversificar las formas de pago, tu tienda verá más ventas, ganará más confianza entre los clientes y será más respetada en la red. Una tienda que acepta tarjetas de crédito, débito, transferencias y pagos digitales avalados por autoridades de la red y la seguridad financiera, transmite autoridad y transparencia.

Cobrar por internet no solo es una comodidad para los clientes, es una forma de garantizar mejores ventas para tu negocio, más seguridad y tranquilidad. 

Al contar con un método de pago como el datáfono virtual, los índices de productividad pueden aumentar, dándole más prosperidad a los negocios y mejores experiencias a los clientes.  Esto, unido a una presencia en línea actualizada y una excelente atención al cliente por todas las vías posibles, será el inicio de un camino hacia el éxito de cualquier e-commerce.