La transformación digital de una empresa no es un simple “añadido” a lo que ya había, sino que debe implicar cambios a todos y cada uno de los niveles de la actividad interna y externa. Es decir, integrar el eCommerce abre la oportunidad de crear una empresa renovada, más adaptada a las necesidades de un mercado en el que el consumidor no sólo compra online, sino que se informa online, opina online y se relaciona online.

Por eso, es muy importante ofrecerle a los clientes un servicio integral, en el que tanto la relación online como la offline se lleven a cabo con igual cuidado. Muchas veces vemos cómo algunas tiendas tienen excelentes estrategias online, pero a la hora de entregar el producto o atender a sus clientes de manera presencial, cometen errores básicos que llevan a la pérdida del cliente. Y puede suceder lo mismo a la inversa: tiendas que ofrecen una gran atención a sus clientes en sus tiendas, pero descuidaron sus canales digitales y han desaprovechado un gran potencial.

Aquí, algunos consejos para integrar las estrategias digitales y tradicionales de tu negocio de forma exitosa:

1. Ofrece cupones físicos y virtuales:

Los cupones han sido por mucho tiempo una de las estrategias de marketing más exitosas. Le dan la oportunidad a los clientes de aprovechar descuentos y promociones de forma exclusiva. Hoy en día, los cupones electrónicos han tomado el comercio por completo. Una idea muy efectiva es enviar cupones vía e-mail que pueden ser canjeados en espacios físicos. De esta forma, el cliente es parte de ambas dimensiones del negocio.

2. Hacer concursos en ambas dimensiones:

Lo mismo sucede con los concursos. Las redes sociales en la actualidad están plagadas de concursos y dinámicas que solo requieren un “like” o “comentario”. Invitar a los clientes a través de estas dinámicas para que se acerquen a los puntos de venta como requisito puede ayudar a que ambos canales se desarrollen de forma equitativa.

3. Personalización de envíos:

Una de las fallas más comunes de las tiendas virtuales es cometer errores en la “última milla” o ese último paso antes de que el producto llegue a manos del cliente. Es fundamental que las marcas se preocupen verdaderamente por prestar un servicio de entrega personalizado, cuidando los detalles de empaque y entrega a tiempo.

4. Diversidad de pagos:

Al tener una tienda online es muy fácil ofrecer gran variedad de pagos, gracias a pasarelas de pago versátiles y responsables. Sin embargo, en las tiendas físicas, vemos en ocasiones que no cuentan con tanta multicanalidad. Ofrecerle a los clientes varias opciones para realizar sus pagos es vital: apps, códigos QR, tarjetas, cupones electrónicos. Existen muchas tendencias que nacen cada día para facilitar el proceso de pago. Lo importante es que las empresas estén actualizadas y dispuestas a abrir sus horizontes y ofrecerlas a los clientes.

5. Realizar eventos:

La mejor forma de ofrecerle mejores servicios a tus clientes es conocerlos, de verdad. Realizar una convocatoria digital para un evento que los reúna y celebrar algún aniversario o nuevo lanzamiento es una excelente estrategia para afianzar las relaciones que ya tienes con tus clientes y generar nuevas alianzas. Para esto, puedes contar con una agencia de marketing digital y relaciones públicas que realice de manera integral la convocatoria.

Integrar las estrategias digitales y tradicionales de tu negocio no tiene que ser una pesadilla. Con la asesoría correcta y un equipo capacitado y actualizado es posible ofrecerle a tus clientes una experiencia inolvidable tanto online como offline. Es fundamental recordar que detrás de cada clic y cada compra existen seres humanos, interesados en tu producto, lo que puedes ofrecer y las soluciones que puedes aportar a sus problemas. Reconocerlos y darles la atención que merecen debe ser una de las prioridades de tus equipos de ventas y marketing.